Los estafadores utilizan cualquier medio para acercarse a sus víctimas, como teléfono, correo convencional, correo electrónico e Internet. Ellos se ganan tu confianza y, una vez que  lo han logrado, te piden dinero, lo toman y desaparecen. 

Las situaciones que utilizan para tentarte cambian constantemente por lo que es importante que estés siempre alerta. Puedes protegerte y proteger a tu familia armándote de conocimiento acerca de los tipos de fraude más comunes; algunos de ellos son:

Estafa de pago por adelantado en préstamos:

Con este método, los estafadores piden a las víctimas que pague tarifas por adelantado por servicios financieros que nunca se brindan. Las víctimas con frecuencia hacen estos pagos y al final no reciben el supuesto préstamo.

Suplantación de identidad:

En estos casos, los estafadores se hacen pasar por una entidad de confianza, como un banco o una empresa hipotecaria, y está pensada para engañar a la víctima para que brinde información personal o contraseñas; una vez tengan esta información pueden hacer cualquier tipo de movimiento fraudulento que te perjudicará.

Extorsión

Las extorsiones suelen presentarse junto con amenazas de muerte, arrestos u otras exigencias de estafadores para obtener dinero, bienes o servicios ilegalmente de una víctima, mediante la coerción por supuestas deudas y amenazas si no cooperan.

Recuerda que debes informarte y pedir asesoría si sospechas de alguna situación similar a las anteriores.

Conoce más consejos Finsol en nuestro blog de Tips Financieros aquí.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close