El camino del emprendimiento está lleno de lecciones, sorpresas y giros inesperados. Tus actividades diarias son las que definen el rumbo de este camino, y si consigues tomar el control sobre tus hábitos puedes encaminar tus acciones hacia el éxito de una manera mucho más sencilla y acertada. 

Establece horarios
Realiza un horario semanal en el que programes cada una de tus actividades, date tiempo para trabajar, pero también para tomar un descanso, convivir con tu familia y realizar tareas del hogar. Mientras mejor te organices, podrás optimizar tu tiempo y tus esfuerzos en el comienzo de tu nuevo negocio.

Considera metas a corto y mediano plazo
Establece metas semanales, mensuales y anuales. Pero mucho más que eso, ¡no las pierdas de vista! Toma un lápiz y un papel, anota tus metas y tenlas siempre a la vista.

Si logras enfocarte en cumplir una meta a la vez, es más factible que veas tu crecimiento y los resultados en menor tiempo. Cuida que tus metas a corto plazo conecten con aquellas de largo plazo. Sé congruente y realista con tus tiempos.

Plantea metas posibles
Es bueno ser optimista, pero también debemos basar nuestro optimismo en nuestras situación real. Haz números, registra tus ingresos, controla los gastos de tu empresa y sepáralos de tus gastos personales.

Mientras más realista y enfocada estés, más rápido abrirás el camino al éxito.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close