Si bien es cierto que el dinero es la recompensa que obtienes como parte de tu trabajo, ya sea en tu negocio propio o bien como empleada del negocio de alguien más; es importante pensar en que, el hecho de que tú lo ganes, no es justificación para malgastarlo, pues de esta manera, la única afectada serías tú. 

Porque sabemos lo mucho que te cuesta ganarlo, nos preocupamos para que sepas la mejor forma de darle uso.

Por ello, al hacer compras “no siempre te dejes llevar por las ofertas”, ya que puedes gastar más de lo que debes, con el lema de que te hacen ahorrar; sobre todo las famosas “ofertas de tiempo limitado” que suelen hacer tomar decisiones apresuradas que después podrías lamentar.

Es importante que “priorices tus gastos”. Los gastos que no puedes dejar de lado, como vivienda, alimentación, educación, deben estar primero en la lista. Deja los gastos no prioritarios al final (diversión, viajes, regalos). Si el total de los menos importantes supera a los principales, fácilmente puedes ver de dónde recortar.

Hay otras compras que son indispensables como la despensa para el hogar, cuando las hagas “compara precios”. Evita las compras por impulso y compara todas las opciones que tienes en torno al producto o servicio que quieres adquirir. No siempre la primera opción es la mejor.

Después de esto, te sorprenderás de cuánto puedes controlar tus gastos cuando sabes exactamente en qué se va tu dinero.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close