Seleccionar página

Uno de los electrodomésticos más indispensables dentro de la casa es, sin duda, el refrigerador. Mantener nuestros alimentos el mayor tiempo posible genera un ahorro en muchos sentidos. En primer lugar, no tienes que ir todos los días al supermercado, esto te ahorra tiempo y dinero.

Sin embargo, es importante que identifiquemos aquellos hábitos que son perjudiciales para que nuestro refrigerador dure muchos años y funcione correctamente. Son cosas muy sencillas de cambiar que evitarán gastar en reparaciones o en un reemplazo definitivo.

Pensar que el refrigerador se lleva bien con la estufa

Por su propia naturaleza, estos electrodomésticos no deben encontrarse juntos o muy cerca el uno del otro. La estufa genera calor, mismo que es dañino para el refrigerador. Mientras sea posible, mantenlos alejados. De igual forma, evita que el refrigerador se encuentre cerca de alguna ventana por donde pueda colarse el calor o la luz directa del sol. 

Guardar la comida caliente

El guardar comida caliente hace “trabajar” más al aparato para compensar la temperatura. El sobreesfuerzo puede dañar tu refri y aumentar el consumo de energía, el cual verás reflejado en tu recibo. Mejor deja que los alimentos se enfríen antes de guardarlos.

Dejar abierto mucho tiempo la puerta del refri

Si vas a cocinar, ya sea algo muy elaborado o un sandwich, abre tu refrigerador una sola vez para sacar todos los alimentos que vas a necesitar y otra para volverlos a guardar. Asegúrate que la puerta quedó bien cerrada, es un hábito común no empujarla lo suficiente y que pasen horas antes de que te enteres.

Con estos tips alargarás la vida de tu refrigerador y a la vez ahorrarás dinero. 

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close