Es común que la gente se pregunte por qué va a pagar tanto cada que ve su recibo de luz eléctrica, pero pocas veces se ponen a pensar en las actividades que realizan en casa y el consumo de luz que estas ocupan.

Para que tu recibo no llegue ‘tan alto’ te dejamos algunos consejos para ahorrar luz al usar electrodomésticos.

Coloca el refrigerador lejos de fuentes de calor
Este es un clásico para cualquier cocina. Si pones tu refri cerca de la estufa o de otro aparato que genere calor, gastará más energía eléctrica para mantener la temperatura fría. También es recomendable que lo alejes de ventanas por donde se entre luz solar, pues el efecto será el mismo al ser una fuente de calor.

Desconecta los aparatos que no estés utilizando

Aunque no lo creas, tener conectados el microondas, la televisión o el cargador del celular, aunque no se estén usando, generan un consumo de luz. Es mejor conectarlos solamente cuando se van a utilizar.

Programa tu lavadora para ciclos cortos
Poner la lavadora a tallar tu ropa por 15 minutos no la limpiará más y puede gastar los materiales y texturas de las prendas. Igual ocurre con el centrifugado; exprimir por mucho tiempo solo hará que pagues más por el servicio de luz. 

Usa los períodos de lavado y secado largos sólo prendas muy sucias o muy grandes, como las sábanas o cobijas.

Usa tus electrodomésticos con inteligencia y cuando llegue tu recibo notarás la diferencia.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close