Seleccionar página

Si piensas que ahorrar es complicado, tan solo debes hacer una revisión a esos pequeños gastos que haces diariamente y que no tienes planeados, se les conoce como los “gastos hormiga”; si reduces su consumo esto te ayudará a ahorrar.

Cada moneda que logres guardar, ponla dentro de una alcancía. La idea es que una vez que se llene, formalices el hábito del ahorro y después, deposites ese dinero en una cuenta; ya sea en un banco o en una Sociedad de Financiera Popular.

Si eres de las que acostumbra a ahorrar en las famosas “tandas”, ten en cuenta que aunque sea una persona que conoces hace mucho tiempo, podría dejarte sin dinero por alguna razón. Además, este tipo de ahorros no genera rendimientos, por lo que es recomendable que lo hagas en una Entidad Financiera autorizada.

Como podrás darte cuenta, ahorrar es muy sencillo, solamente tienes que proponertelo y ser constante con guardar tu dinero.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close