Para muchas personas las inversiones están rodeadas de misterio e historias de terror. Como “la amiga que invirtió” todos sus ahorros en un nuevo negocio y no funcionó.

Para acabar con estas historias, lo mejor que puedes hacer es entender la dinámica de invertir. Recuerda que el éxito de una inversión se mide en términos de rentabilidad, es decir, ¿qué tanto creció tu aportación inicial mientras tenías el dinero invertido? 

Algunas de las reglas que debes dominar son:

  1. El que no arriesga no gana.
    De ahí la importancia de entender que toda inversión tiene un riesgo. Antes de comprometer tu dinero asegúrate de entender cuál es la posibilidad de perder, ganar y hasta cuánto estarías dispuesto a arriesgar.
  1. Conócete a ti mismo.

Todos tienen diferentes personalidades y ello impacta en su perfil como inversionista. Dependiendo del monto y tiempo, tu perfil será de moderado a arriesgado. Nunca inviertas sin estar consciente de qué tanto dinero puedes soportar arriesgar.

  1. El tiempo es oro.

Al igual que las frutas y las personas, las inversiones requieren de un tiempo para madurar. Busca planes de inversión que te ayuden a cumplir tus objetivos en el tiempo que tú quieres.

Las inversiones no son complicadas si comienzas con objetivos bien definidos como ¿para qué y cuándo quieres tu dinero de regreso? Debes estar dispuesto a esperar el tiempo necesario para que tu inversión rinda frutos.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close