Seleccionar página

Los pequeños son como esponjas ya que absorben y aprenden de sus experiencias, sobre todo, de aquellos eventos que son importantes para la formación de su personalidad. 

La seguridad emocional es un proceso que los pequeños van sintiendo y adquiriendo durante su desarrollo. Esta seguridad depende de cómo manejan sus emociones los adultos que cuidan de ellos, tanto en los momentos positivos como en las situaciones de estrés: el control emocional de la figura de autoridad es la clave para que los niños aprendan a tranquilizarse.

Tienes que estar preparado y darle a tus niños los recursos necesarios para que puedan hacerle frente a situaciones difíciles de la manera más tranquila. Es vital que evites hacer comentarios negativos y que controles tus emociones. Debes prevenir que se sientan rechazados. Los niños tienen que saber que estás ahí para poder confiar en la relación que tienen contigo y con su entorno.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close