¿No te ocurre que al terminar de pagar tus deudas te quedas con muy poco o casi nada de dinero? Esto tiene una explicación, pero pocas veces nos detenemos a pensar el porqué de esa situación.

Tener finanzas personales sanas o pocas deudas sí es posible, y es que las “deudas buenas” te ayudan a tener un buen historial crediticio, pero, ¿cuáles son las deudas buenas?, son aquellas que adquieres de manera responsable, que están dentro de tus posibilidades de pago y, al estar a tiempo con tus pagos hacen notar que eres una buena pagadora. 

Por el contrario, las deudas malas son las que terminan preocupándote de más y te cuesta pagarlas, en pocas palabras te hacen perder tu dinero y te impiden ahorrar.

Lo primero que debes hacer es estar consciente de tu capacidad de pago, es decir, cuánto dinero puedes utilizar para cubrir tus deudas sin comprometer tu economía. Para esto, lo mejor es hacer una lista de todas las deudas y gastos que tienes cada mes.

Algunas recomendaciones que podemos darte para no endeudarte de más y tener finanzas sanas son que no contraigas una deuda si sabes que no podrás pagarla más adelante, si tu dinero no te está rindiendo, lo recomendable es que disminuyas tus gastos mientras mejora tu situación financiera

Antes de adquirir una deuda, primero analiza tu capacidad de pago, recuerda que tu tranquilidad financiera vale mucho más.

Whatsapp Messenger
Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close